Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/ancaresl/domains/ancaresleoneses.es/public_html/plugins/content/rokbox/rokbox.php on line 169

Warning: array_push() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/ancaresl/domains/ancaresleoneses.es/public_html/plugins/content/rokbox/rokbox.php on line 167

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/ancaresl/domains/ancaresleoneses.es/public_html/plugins/content/rokbox/rokbox.php on line 169

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/ancaresl/domains/ancaresleoneses.es/public_html/plugins/content/rokbox/rokbox.php on line 169

Warning: array_push() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/ancaresl/domains/ancaresleoneses.es/public_html/plugins/content/rokbox/rokbox.php on line 167

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/ancaresl/domains/ancaresleoneses.es/public_html/plugins/content/rokbox/rokbox.php on line 169

El turismo supone en la Reserva de la Biosfera de Los Ancares Leoneses, una de las fuentes de riqueza y alternativa empresarial que durante los últimos años ha ido ganando fuerza, por eso desde la RBALE hemos comenzado a trabajar mano a mano con la Asociación de Turismo Rural de la zona, ASPROTUR.

No es de extrañar que un espacio donde los bosques de roble y acebo crecen por doquier se posicione como destino de naturaleza, si bien Ancares no es solamente montañas y verdes pastos, sino cultura, raíces e historia entre castaños.

Unas montañas marcadas por la tradición de sus festejos, su forma de vida o su arquitectura tradicional basada en la pizarra, o en los vestigios de una cultura castreña apreciable hoy en día en sus teitos de paja, y en una gastronomía basada en la patata, la acelga, la castaña y la apreciada carne de vacuno y porcino en unos embutidos que hacen las delicias de quienes la prueban.

¡¡Ven y descúbrelo!!!... que no te lo cuenten…

*Si quieres saber más accede gratis a nuestro folleto de información turística.

También puedes saber más sobre el entorno a través de nuestras Rutas Geomorfológicas y el libro de senderos de la RBALE (Entra en cada apartado pinchando sobre el nombre).

 

 

Acércate a disfrutar de la diversidad. Los paseos por la mina de oro romano de las Médulas de la Leitosa, los suaves pendientes por los caminos en los fondos de valle, y de las largas caminatas y subidas a las altas montañas como el Miravalles o el Cuiña y sus paisajes glaciares.

 

Es éste un lugar mágico, en el que los robles, los acebos y los madroños dan paso al manto de brezo, que cubre de color las primaveras. Los sotos de castaños, vecinos centenarios de los pueblos y sus habitantes, despojados de su fruto en el otoño, y de sus hojas en los blancos inviernos. Castaños centenarios como el Campano de Villar de Acero o el Cantín en Villasumil, son desde hace cientos de años unos imponentes compañeros de esas gentes que los miman y cuidan durante todo el año.

La vegetación de ribera, acompaña las abundantes aguas de ríos y arroyos, en los que los frutos rojos, y la fauna acuática hacen las delicias de las épocas estivales.


En estas montañas, refugio de los osos y antaño del urogallo; no dejéis de mantener alerta vuestros sentidos durante esos asombrosos paseos, pues si estáis atentos, es fácil que veáis algún ciervo, cabra montesa, gineta, jabalí o incluso algún águila o buitre.

Además de numerosos lugares de interés geológico que puedes encontrar en Los Ancares Leoneses como son:

  • Deslizamiento de Tejedo de Ancares
  • Encajamiento del Río Cúa en Cariseda
  • Circo y valle glaciar del Cuiña
  • Depósito fluvio-glaciar de Sorbeira
  • Conjunto morrénico de Campo del Agua-Porcarizas
 

Los Ancares Leoneses, son además de naturaleza y cultura material, tradición, historia y un rico legado de oficios y costumbres ancestrales que determinan el carácter y modo de vida de una población apegada a los usos y festejos del territorio que ocupan. 

Ese patrimonio inmaterial es tan variado como su paisaje. Una importante memoria oral, como el forniello, dialecto propio de los comerciantes del valle de Fornela, o la mezcla del gallego y el bable asturiano, que se habla en las zonas más altas del valle de Ancares y del Burbia. La toponimia apegada a los usos y formas del paisaje más cercano y la música tradicional de tamboril, pandereta y gaita conforman esa tradición oral y musical de la zona.

Destacan las prácticas y usos relacionados con la naturaleza, como el aprovechamiento de las brañas, los concejos rurales, o los propios artesanos que a través de recursos locales trabajan la madera, la piedra, el teito, las cestas o incluso la siega, la maja o limpieza de la paja, la molienda y la elaboración artesanal de pan y otros envasados de los frutos del bosque.

La toponimia es otra de las curiosidades destacadas de este territorio, en el que se adivinan nombres descendientes de antiguos ritos históricos o las influencias de las provincias o comunidades limítrofes de Galicia o Asturias. Nombres de lugares que identifican leyendas relacionadas con los “moros” o los romanos, e incluso con trabajos que se realizaban antiguamente en esos terrenos o los bosques que albergan. “Murias”, “Morteiras”, “Cuevas de la mora”, “Airas”, “Acebalín”, “Tejedas o Teixedales”, “Tres Obispos”, “Peña Rubia”, “Cienfuegos”,… etc. son ejemplos de nombres asignados a lugares con una historia característica que le ha conferido identidad propia.

Así mismo, rituales y actos festivos se efectúan a lo largo y ancho del territorio. Celebraciones religiosas, como las romerías de Fombasallá y la de Trascastro, ésta última acompañada además con unas curiosas danzas, que se reviven en todo el valle. Otras celebraciones, sin embargo están más relacionadas con el espacio que ocupan, como los Maios de Villafranca como homenaje a la primavera, las Fachizas de fuego, el “Entroido”, o los magostos otoñales tras la recogida del frondoso fruto del castaño: Son muchos y muy variados los eventos y festejos que podemos encontrar en los cuatro municipios de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses. Desde tradicionales danzas, fiestas locales y tradiciones festivas hasta eventos y pruebas deportivas que suponen un gran revulsivo turístico para la zona en los últimos años.

También puedes disfrutar de visitas a talleres de artesanía como los que puedes encontrar en el siguiente link: http://www.ancaresleoneses.es/sabores-y-saberes-en-la-rbale 


Descargar Calendario de Fiestas/Eventos

Si te interesa conocer más de cerca este tipo de patrimonio intangible puedes acceder al catálogo del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Red Española de Reservas de la Biosfera (2019).

 

El rico patrimonio cultural de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses, te sorprenderá. Desde vestigios rupestres de Edad del Bronce, como el conjunto de Peña Piñera, o de época romana en sus Médulas de la Leitosa, hasta señales más recientes como la línea de baldes de carbón en el Valle de Fornela; el valioso patrimonio de Los Ancares no te dejará indiferente.

Señales de una cultura castreña que perviven además de en los yacimientos arqueológicos como el de Chano, en sus pallozas y hórreos con cubierta vegetal de teito.

No puedes dejar de pasear por localidades como Burbia, Teixeira, Porcarizas o Suarbol en los que la arquitectura tradicional ha permitido conservar ese ambiente encantado de piedra pizarrosa y madera, y los declarados como Bien de Interés Cultural como la propia Villafranca del Bierzo, o Campo del Agua y Balouta, en un marco incomparable de altas montañas y mágicos bosques.

Castillos e Iglesias como las de Villafranca del Bierzo, o el Monasterio de San Andrés en Vega de Espinareda, son parte destacada también de una cultura medieval, que junto con el misticismo de algunas de sus romerías invaden Los Ancares en forma de Santuarios sitos en parajes insólitos como el de Fombasallá o el de Trascastro y enérgicos danzantes.

Los Ancares son además el esfuerzo y el trabajo de sus gentes, que asentadas en zonas aisladas aprendieron a subsistir aprovechando los recursos que el entorno les ofrecía. El agua, aporte de energía en sus pequeñas fábricas de luz o en los molinos harineros, o la madera en sus hornos de pan tradicional, sus fraguas y ferrerías, huellas de un patrimonio preindustrial que conquista un territorio de fuertes pero amables pueblos.

Campo del Agua: El núcleo de Campo del Agua consta de tres barrios, Las Valiñas, El Regueiral y Campo del Agua. Este pueblo fue declarado BIC por su característico conjunto de hórreos y pallozas en el año 1984 ampliándose la declaración a sus barrios anexos en 2008. Destaca por conformar un poblado de pallozas con teitos de paja, que hacía la función de “braña” el lugar donde pasaban los veranos con el ganado los vecinos de Aira da Pedra.

Restaurado a principios de los años ochenta, sufrió posteriormente un devastador incendio que diezmó la arquitectura tradicional, actualmente en proceso de recuperación, para rescatar uno de los parajes más mágicos de este municipio, tanto por su valor etnográfico como por su paisaje. El entorno del núcleo está reconocido como Lugar de interés geológico (LIG) debido a la llamativa presencia de sus bolos graníticos y el modelado de carácter glaciar. (Sendas: VE017, VI003, VI021 y VI023)

Ermita de Fombasallá: Situada en el monte denominado “Chao de Galiana”, cercano a Paradaseca, en una campa a unos 1.200 m. de altitud a la que se accede por una pista forestal. Lo más significativo sin duda, además de la ubicación y el encanto de la construcción de esta ermita, es la romería que se celebra en honor a la virgen del mismo nombre todos los 15 de agosto. Una auténtica jornada de fiesta y celebración a la que acuden los vecinos de los pueblos de los alrededores. (Sendas: VI010)

Castaño Monumental “O Campano”: Situado en las inmediaciones de Villar de Acero, se trata del castaño de mayor envergadura de la península, con un diámetro de 509 cm y una altura de 30 metros. Es además uno de los más longevos de Europa, se estima que su edad ronda los 700 años y está declarado Árbol Monumental desde el año 2006. (Sendas: VI007, VI010).

Teixeira y Porcarizas: Dos de las villas más significativas de la zona montañosa del municipio de Villafranca en las que el entorno glaciar se mezcla con una cuidada arquitectura popular. En sus calles encontramos casas de piedra, cubiertas de pizarra y balconadas de madera, además de algunos hórreos y molinos muy típicos en las localidades de esta zona. (Sendas: VI002 y VI013)

Explotación de oro La Leitosa: Minas de oro romanas de menor tamaño que Las Médulas, pero no por ello de menor importancia, pues se estima que en éstas llegaron a excavarse 40 millones de metros cúbicos de tierras aluviales, que se mantienen todavía hoy depositadas junto al río Burbia. El complejo minero, situado junto a Veguellina/Veigueliña y Paradaseca, impresiona por la cantidad de tierra removida para la extracción del oro, y por la magnífica obra de ingeniería que sus canales de agua desde la cuenca alta del río Burbia supusieron en su momento. Cuenta con varias rutas de senderismo, y miradores interpretados, aunque la menor masificación de de visitantes ofrece una experiencia singular. (Sendas: VI008 y VI022)

Fábrica de Hierro de la Somoza: Situada junto a la propia explotación de La Leitosa, se accede por una pista forestal indicada en la carretera que va hacia Paradiña de Somoza. Se trata de la construcción de una fábrica de hierro del siglo XVIII encargada por la administración borbónica para la fabricación de armamento. Concebida como un “pequeño alto horno”, incorpora en su diseño adelantos técnicos de la época, que no se verían culminados, pues la entrada de las tropas francesas en la zona, impidió la finalización de las obras. Este entorno, cercano a la Leitosa, está habilitado como área recreativa y cuenta además con numerosas rutas de senderismo, por lo que bien merece una visita tranquila. (VI008 y VI022)

Molino Batán o Pisón de Cela: Situado junto al pueblo de Cela, en una bonita área recreativa que cuenta en los alrededores con un molino hidráulico y una piscina. La joya del conjunto es sin duda el batán, estupendamente conservado, que constituye una de las mejores muestras de este tipo de construcción en El Bierzo. Este pisón o batán, es un mecanismo de tradición medieval con mazos de madera movidos por agua, que se usaba para ablandar las piezas de la lana una vez tejidas en el telar. (Sendas: VI010)

Paradiña y Prado de Somoza: Pequeños núcleos de población situados en pleno corazón de la Somoza, que cuentan con un entorno natural y cultural sin igual. Obligada visita para los amantes de la arquitectura más tradicional, sus casas se construyen con muros de piedra pizarrosa y rejuntes de barro que confiere un especial colorido a sus calles. Molinos, sendas, castaños y tranquilidad es lo que podéis encontrar en estas dos villas vecinas de La Leitosa. (Sendas: VE014, VI008 y VI022)

Conjunto histórico de Villafranca del Bierzo: Villa cultural de referencia, no solo en la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses sino a nivel comarcal. Es además conocida por ser paso del Camino de Santiago, y el único de los lugares en los que se puede obtener el Jubileo sin llegar a Santiago de Compostela (ventaja reservada a los peregrinos enfermos). Todo el conjunto está declarado BIC, pues son varios los edificios, iglesias, casas, calles y puentes que nos encontramos y que merecen especial mención. Sin duda, pasear por la villa es regresar a tiempos en los que Villafranca suponía el centro neurálgico de la comarca de El Bierzo. Su singular Calle del Agua, el Castillo, la Iglesia de San Francisco, su Playa Mayor, la Iglesia de San Nicolás o la llamativa Colegiata de Villafranca, situada junto al Jardín histórico de la Alameda, conforman un entorno señorial como pocos pueblos de este tamaño poseen. Es sin duda alguna, la villa de mayor tamaño de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses y en la que encontraremos más bullicio y actividades culturales. (Sendas: Paso casi obligado para cualquier senda del municipio de Villafranca).