Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/ancaresl/domains/ancaresleoneses.es/public_html/plugins/content/rokbox/rokbox.php on line 169

Warning: array_push() expects parameter 1 to be array, boolean given in /home/ancaresl/domains/ancaresleoneses.es/public_html/plugins/content/rokbox/rokbox.php on line 167

Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/ancaresl/domains/ancaresleoneses.es/public_html/plugins/content/rokbox/rokbox.php on line 169

El espacio delimitado como Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses, cuenta con un importante número de recursos naturales, culturales, industriales e inmateriales, que reconocen el legado histórico, social y ambiental de este territorio, y sobre todo la preocupación de sus habitantes por la conservación de sus recursos turísticos.

Los vestigios humanos más antiguos de este lugar, los encontramos en las pinturas rupestres de Peña Piñera, en las que podremos pasear y descubrir un entorno sin igual.

Los romanos tampoco fueron indiferentes a las riquezas de este territorio, como podemos comprobar en las numerosas señales de su visita, puentes, canales y sobre todo las menos conocidas pero igual de importantes Médulas de la Leitosa.

Sotos de castaños en prácticamente cada núcleo de población, acompañan una arquitectura tradicional basada en la piedra y la madera de la que el entorno abastece continuamente a sus ciudadanos. De este modo, podemos disfrutar de magníficos parajes en los que las pallozas, antiguas construcciones con teitos (tejados) de paja, y gruesos muros de piedra, nos trasladan todavía hoy a tiempos remotos, herencia castreña, en los que la vida era un poco más complicada. Ejemplos de esta historia podemos disfrutarla en el Castro de Chano y su recreación contigua, o en los pueblos de Campo del Agua, Balouta, Pereda de Ancares, y sin pallozas pero con una etnografía de suma importancia son de obligada visita núcleos como Porcarizas, Teixeira, Burbia, Moreda o Peranzanes. 

En todas las rutas que inicies desde la RBALE, ten por seguro que además de un paisaje sin igual, podrás disfrutar de otros elementos anexos, pertenecientes a una cultura pastoril de alta montaña. Desde fuentes, pilones, puentes, fábricas de luz o molinos harineros junto al os recursos hídricos más bajos, hasta las brañas y cabañas que servían de refugio a los pastores en las zonas más altas de estas montañas, en época estival.

 

Puedes ver los principales atractivos de la zona, diferenciados por categorías (pinchando en cada una de ellas)

Patrimonio Cultural 

Patrimonio Natural

Patrimonio Inmaterial

Coge tus botas de senderismo, y elige la ruta que más te apetezca en cada momento.

Leer más: Rutas en la RBALE

 

Acércate a disfrutar de la diversidad. Los paseos por la mina de oro romano de las Médulas de la Leitosa, los suaves pendientes por los caminos en los fondos de valle, y de las largas caminatas y subidas a las altas montañas como el Miravalles o el Cuiña y sus paisajes glaciares.

 

Es éste un lugar mágico, en el que los robles, los acebos y los madroños dan paso al manto de brezo, que cubre de color las primaveras. Los sotos de castaños, vecinos centenarios de los pueblos y sus habitantes, despojados de su fruto en el otoño, y de sus hojas en los blancos inviernos. Castaños centenarios como el Campano de Villar de Acero o el Cantín en Villasumil, son desde hace cientos de años unos imponentes compañeros de esas gentes que los miman y cuidan durante todo el año.

La vegetación de ribera, acompaña las abundantes aguas de ríos y arroyos, en los que los frutos rojos, y la fauna acuática hacen las delicias de las épocas estivales.


En estas montañas, refugio de los osos y antaño del urogallo; no dejéis de mantener alerta vuestros sentidos durante esos asombrosos paseos, pues si estáis atentos, es fácil que veáis algún ciervo, cabra montesa, gineta, jabalí o incluso algún águila o buitre.

Además de numerosos lugares de interés geológico que puedes encontrar en Los Ancares Leoneses como son:

  • Deslizamiento de Tejedo de Ancares
  • Encajamiento del Río Cúa en Cariseda
  • Circo y valle glaciar del Cuiña
  • Depósito fluvio-glaciar de Sorbeira
  • Conjunto morrénico de Campo del Agua-Porcarizas
 

Los Ancares Leoneses, son además de naturaleza y cultura material, tradición, historia y un rico legado de oficios y costumbres ancestrales que determinan el carácter y modo de vida de una población apegada a los usos y festejos del territorio que ocupan. 

Ese patrimonio inmaterial es tan variado como su paisaje. Una importante memoria oral, como el forniello, dialecto propio de los comerciantes del valle de Fornela, o la mezcla del gallego y el bable asturiano, que se habla en las zonas más altas del valle de Ancares y del Burbia. La toponimia apegada a los usos y formas del paisaje más cercano y la música tradicional de tamboril, pandereta y gaita conforman esa tradición oral y musical de la zona.

Destacan las prácticas y usos relacionados con la naturaleza, como el aprovechamiento de las brañas, los concejos rurales, o los propios artesanos que a través de recursos locales trabajan la madera, la piedra, el teito, las cestas o incluso la siega, la maja o limpieza de la paja, la molienda y la elaboración artesanal de pan y otros envasados de los frutos del bosque.

La toponimia es otra de las curiosidades destacadas de este territorio, en el que se adivinan nombres descendientes de antiguos ritos históricos o las influencias de las provincias o comunidades limítrofes de Galicia o Asturias. Nombres de lugares que identifican leyendas relacionadas con los “moros” o los romanos, e incluso con trabajos que se realizaban antiguamente en esos terrenos o los bosques que albergan. “Murias”, “Morteiras”, “Cuevas de la mora”, “Airas”, “Acebalín”, “Tejedas o Teixedales”, “Tres Obispos”, “Peña Rubia”, “Cienfuegos”,… etc. son ejemplos de nombres asignados a lugares con una historia característica que le ha conferido identidad propia.

Así mismo, rituales y actos festivos se efectúan a lo largo y ancho del territorio. Celebraciones religiosas, como las romerías de Fombasallá y la de Trascastro, ésta última acompañada además con unas curiosas danzas, que se reviven en todo el valle. Otras celebraciones, sin embargo están más relacionadas con el espacio que ocupan, como los Maios de Villafranca como homenaje a la primavera, las Fachizas de fuego, el “Entroido”, o los magostos otoñales tras la recogida del frondoso fruto del castaño: Son muchos y muy variados los eventos y festejos que podemos encontrar en los cuatro municipios de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses. Desde tradicionales danzas, fiestas locales y tradiciones festivas hasta eventos y pruebas deportivas que suponen un gran revulsivo turístico para la zona en los últimos años.

También puedes disfrutar de visitas a talleres de artesanía como los que puedes encontrar en el siguiente link: http://www.ancaresleoneses.es/sabores-y-saberes-en-la-rbale 


Descargar Calendario de Fiestas/Eventos

Si te interesa conocer más de cerca este tipo de patrimonio intangible puedes acceder al catálogo del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Red Española de Reservas de la Biosfera (2019).

 

El rico patrimonio cultural de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses, te sorprenderá. Desde vestigios rupestres de Edad del Bronce, como el conjunto de Peña Piñera, o de época romana en sus Médulas de la Leitosa, hasta señales más recientes como la línea de baldes de carbón en el Valle de Fornela; el valioso patrimonio de Los Ancares no te dejará indiferente.

Señales de una cultura castreña que perviven además de en los yacimientos arqueológicos como el de Chano, en sus pallozas y hórreos con cubierta vegetal de teito.

No puedes dejar de pasear por localidades como Burbia, Teixeira, Porcarizas o Suarbol en los que la arquitectura tradicional ha permitido conservar ese ambiente encantado de piedra pizarrosa y madera, y los declarados como Bien de Interés Cultural como la propia Villafranca del Bierzo, o Campo del Agua y Balouta, en un marco incomparable de altas montañas y mágicos bosques.

Castillos e Iglesias como las de Villafranca del Bierzo, o el Monasterio de San Andrés en Vega de Espinareda, son parte destacada también de una cultura medieval, que junto con el misticismo de algunas de sus romerías invaden Los Ancares en forma de Santuarios sitos en parajes insólitos como el de Fombasallá o el de Trascastro y enérgicos danzantes.

Los Ancares son además el esfuerzo y el trabajo de sus gentes, que asentadas en zonas aisladas aprendieron a subsistir aprovechando los recursos que el entorno les ofrecía. El agua, aporte de energía en sus pequeñas fábricas de luz o en los molinos harineros, o la madera en sus hornos de pan tradicional, sus fraguas y ferrerías, huellas de un patrimonio preindustrial que conquista un territorio de fuertes pero amables pueblos.

Subcategorías